La arqueología regional es una perspectiva de estudio definida principalmente por su escala, pero no se asocia con exclusividad a una conceptualización específica del espacio o paisaje como objeto de estudio. Se ha centrado en la comprensión del pasado humano en relación a su entorno físico, social y cultural.

La súper área cultural denominada Mesoamérica por Paul Kirchoff en 1943, incluye entre las características comunes de su vasto territorio a la práctica de actividades que modificaron el entorno ambiental (en mayor o menor medida) como resultado de logros intelectuales de las sociedades antiguas que lo habitaron; entre tales logros se puede mencionar a la tecnología hidráulica, la tecnología agrícola, la tecnología para la producción de cerámica y de lítica, así como las tecnologías para la producción de bienes suntuarios o cotidianos.

Desde las distintas perspectivas teóricas que se han abocado al desarrollo de las sociedades antiguas, se destaca el análisis de la tecnología como motor de cambio social y de transformación del paisaje cultural; es el caso de dos ejemplos ilustrativos: Gordon Childe y Karl Wittfogel. Si bien Childe llamó la atención hacia el desarrollo de las organizaciones sociales y la aplicación de la tecnología en general, y Wittfogel hacia el manejo de la tecnología hidráulica en particular, ambos autores han servido de base a los arqueólogos para analizar a las sociedades mesoamericanas y del viejo mundo, para dar cuenta de sus transformaciones a partir de dicho desarrollo.

            Así, en el marco del diseño curricular del área informativa del Programa de Maestría en Arqueología, esta asignatura pretende resaltar los logros intelectuales de las sociedades antiguas, específicamente aquellos vinculados con la tecnología en el marco geográfico mesoamericano. A partir del análisis de diversos casos de estudio, se espera que los estudiantes vislumbren una caracterización de las sociedades que habitaron este vasto territorio, así como que aprecien el aprovechamiento de sus recursos mediante la aplicación tecnológica para su obtención/producción. Asimismo, se espera que esta experiencia sea un punto de arranque y de asociación con otros ejes de investigación tales como las aparentes continuidades tecnológicas y el patrón de asentamiento.

 


Esta asignatura tiene como objetivo general, analizar críticamente la investigación académica, con un enfoque particular en la formulación de propuestas y proyectos de investigación en arqueología.


Este curso está diseñado para introducir al alumno/a a las principales teorías y los modelos
subyacentes que se utilizan en las reconstrucciones de las culturas y sociedades humanas del
pasado que hace la arqueología. Lo que a menudo llamamos “teoría arqueológica” se expresa
mejor en plural, ya que existen múltiples formas en las que los arqueólogos teorizan los restos
arqueológicos para interpretar las sociedades y los modos de vida del pasado. Es decir, no hay
una sola “teoría arqueológica” probada y ampliamente aceptada por todos. Las teorías se
entrelazan con la práctica/metodología y son lo que enmarca e impulsa nuestras
interpretaciones, o lo que sirve de base para nuestras explicaciones generalizadoras del
pasado. Para ello, se demostrará la existencia de marcos teóricos en cualquier tipo de
reconstrucción, para pasar a diferenciar después los tipos de teorías que se han utilizado y los
resultados de investigación a los que cada una de ellas conduce.

A través de lecturas, presentaciones, y discusiones de casos específicos, exploramos el
desarrollo del pensamiento y cuerpo teórico arqueológico desde una perspectiva diacrónica.
Las lecturas se centrarán no en teorías, sino en teorizar, el acto continuo de construir teoría,
siempre relacionado reflexivamente con aquello que tratamos de explicar o interpretar. En este
sentido, se abordarán cuestiones del uso y aplicación de teoría en el quehacer arqueológica,
así como los fines de la arqueología como disciplina, incluyendo cuestiones sobre el papel de la
explicación en la investigación arqueológica, con hincapié en el vínculo entre teoría, dato,
método y explicación/interpretación.

El Curso Propedéutico del Programa de Maestría en Arqueología es un medio de trabajo para profesores y estudiantes, puesto que constituye la primera experiencia frente a frente, una vez que se han cubierto los otros requisitos por parte de los aspirantes. El punto de partida de este programa es el reconocimiento de la heterogeneidad en las formaciones profesionales de cada integrante de la generación, así como las capacidades, habilidades, aptitudes y actitudes que habrá de desarrollar durante su desempeño en este posgrado. En este sentido, este curso permitirá la elaboración de un diagnóstico que facilite la interacción entre profesores y aspirantes por medio de la exposiciónde los diferentes proyectos de los miembros del Núcleo Académico Básico del Centro de Estudios Arqueológicos. De esta forma, las experiencias de los trabajos desarrollados desde el mismo CEQ., se asumen como la base y ejemplo de cada tema previsto en el Syllabus del curso.


Este curso está diseñado para introducirte a la arqueología como disciplina científica, a través de lecturas, videos y ejercicios que cubren distintos temas introductorios de carácter teórico y metodológico. El propósito es proporcionarte las bases para evaluar evidencia y comprender los objetivos, datos y resultados de la investigación arqueológica, previo al inicio de los cursos oficiales de Maestría del PMA. El curso se compone de 10 módulos temáticos que estarán disponibles en la aplicación moodle.

Esta asignatura forma parte del área de apoyo del Programa de Maestría en Arqueología (PMA), por ello es un eslabón entre los cursos de Etnoarqueología y Análisis e interpretación de contextos arqueológicos, y es también un puente metodológico con el de Diseño de Investigación.